Edorta Kortadi Olano: Gorka Salmerón, el tiempo y la figura deconstruidos. 30 años de docudrama fotográfico. 2013.

 GSM. Mayo de 2005. © Óscar Pereira
GSM. 2005. © Óscar Pereira

GORKA SALMERÓN: EL TIEMPO Y LA FIGURA DECONSTRUIDOS
30 AÑOS DE DOCUDRAMA FOTOGRÁFICO

Hay algo en la fotografía de Gorka Salmerón (Legazpi, 1969), que ya desde sus primeros pasos en Galería Gaspar de Errenteria hasta los últimos en la sala de exposiciones Ongarri en Elgoibar, le llevan a jugar con el paso implacable del tiempo sobre la realidad, que todo lo deconstruye, lo transforma, lo destruye y lo fagocita. No sé si esto es algo consciente o inconsciente en él, pero lo cierto es que es una de sus constantes básicas y nucleares de todo su proceso creativo. Da lo mismo que sea la figura humana, entera o parcelada, la naturaleza en todo  su esplendor o fragmentada, la ciudad y la polis convertida en pura mancha o contemplada en sus puertas, ventanas o quicios. Hay siempre una mirada reservada, honesta, pero recalcitrante y corrosiva. Como una visión “funk” que arranca en  los ochenta, mezcla de cannabis y de sustancias algo alegres y algo funestas. Una mirada fotográfica que el propio autor por derecho propio considera artística, porque desde sus inicios ha interseccionado otros lenguajes como el grabado, la pintura, la música y el cine, y a los que de una manera u otra, el autor siempre aboca su fotografía.

Autotrato. Ostiz, Navarra. 1989. Autotrato. Ostiz, Navarra. 1989.

PRIMEROS PASOS. LEGAZPI. 1985.
Nacido a la fotografía en la Sociedad Ikatza de Legazpi (1985) con 16 años, lo conocimos rebelde y protestante ante la no presencia de la fotografía en una conferencia sobre el Arte y los artistas de Legazpi dada por mí en la Casa de Cultura de la Villa. Y comenzaron los encuentros y el seguimiento más cercano al autor y mi primera aproximación seria como historiador del arte al mundo de la fotografía.

Condenados a pensar.1990.Condenados a pensar. Serigrafía. 1990.

Su paso por Arteleku dejó en Salmerón el gusto y el veneno por la transversalidad y la conexión entre los lenguajes artísticos, cosa que apenas ha dejado de lado a lo largo de toda su trayectoria. El grabado, casi fotográfico plasmó bellas imágenes en blanco y negro de pueblos y urbes, que ya presentan y arrojan imágenes del hacinamiento humano. Se mostraron el año 1990 en la Sala Gaspar de Errenteria. “Paris egunetik egunera“ ofrecía visiones de la ciudad en blanco y negro con tramas, rayas, manchas abstractas y luces incorporadas. Se trata de una visión brillante, conceptual y corrosiva. Como conceptual resultaba también la otra propuesta presentada en la pequeña galería del rostro humano parcelado titulada “Reflexiones”, en la que demostraba su espíritu experimental e investigador al mismo tiempo. Es la Primera eclosión de su obra.

Condenados a Pensar. Reflexiones. 1990.Condenados a Pensar. Reflexiones. 1990.

ATEAK – PUERTAS. 1991. POLAROIDS O EL COLOR DE LA LUZ. 1992.
Su paso por Arteleku y su amistad con el pintor Carlos Ausserladscheider pronto le llevaron a la producción de una obra de carácter experimental en la que el color y la búsqueda de formas y texturas estuvieran presentes de una manera patente y explícita. Así lo realizó tanto en su serie de Ateak – Puertas, 1991, como en sus experiencias en Polaroidak edo Argiaren Koloreaz – Polaroids o el Color de la Luz: Polaroid 600, 1992, en las que la experimentación con la luz y el color es su preocupación principal y casi única.

Ateak - Puertas. 1991.Ateak – Puertas. 1991.

En la serie Ateak, puertas halladas en sus viajes por Portugal, Marruecos, Castilla y otros lugares, le sirven como objetos pobres y etnográficos para verter sobre ellas fuertes colores, jugando con la fugacidad del tiempo y el paso de la historia. Arte pobre e indagación etnográfica van de la mano. Y comienza a aparecer su espíritu devorador y corrosivo.

Ateak - Puertas. 1991.Ateak – Puertas. 1991.

En la serie Polaroids su afán investigador se mueve más en la onda del expresionismo abstracto y de la abstracción lírica, mostrando puntos de contacto con la obra de los pintores Duque y  Sistiaga. Parcelación, serialismo y colores fauve, herencia sin lugar a dudas de su amigo Ausserladscheider, constituyen la estructura de esta obra. Este afán por experimentar y bucear en otros lenguajes artísticos se dará de manera constante a lo largo de todo su proceso, y de una manera u otra viene a enriquecer y a hacer más compleja la trama de su obra. No utiliza de modo constante el color, pero lo reutiliza y fagocita cuando le conviene y le apetece en su obra.

Polaroids 1992Polaroids o el Color de la Luz. 1992.

LEAXPI, INDUSTRI PAISAIAK. 1991 -1993.
Y llegó la magnífica serie en blanco y negro “Leaxpi industri paisaiak” (1992), dedicada a ese pueblo fábrica-máquina-herramienta en la que su propia familia se ha dejado el pellejo  y en la que se ha visto inmerso de una manera directa y objetiva. La realidad ya era de por sí bastante fuerte, bella y mágica. Sólo hacían falta los tres ojos del fotógrafo para verla, contemplarla y plasmarla. Más de 1500 fotogramas realizados con una Hasselblad de angular cuadrado en la empresa Patricio Echeverría plasmaron la Leaxpi kafkiana y plebeya, surreal y mágica, como salida de un cuadro de Giorgio de Chirico, o de una máquina de chatarra de Tánguely. Máquinas, carretillas, mesas, martillos, hombres que sufren y se posicionan en el espacio creando masas y claroscuros de indudable belleza tecnourbana. Atmósferas cargadas de fuertes contrastes lumínicos, de negros y humos, de máquinas salvajes y extrañas para el ser humano que ante ellas se encuentra y trabaja. Del realismo a la abstracción, en un proceso febril e integrador, en el que la serie y cada obra poseen ritmo propio y la autonomía deseada. Una estética “povera”, conceptual y constructiva envuelve con fuerza esta obra que recorrió media España. La máquina que va desapareciendo cada vez más de nuestro entorno es el elemento principal de esta muestra. En este sentido la fotografía de Salmerón es además de plástica un docudrama de nuestra más reciente historia. Todo lo que fotografía el autor se deconstruye, desaparece o se transforma.

Leaxpi Industri Paisaiak. 1991.Leaxpi Industri Paisaiak. 1991.

La empresa Patricio Echeverría donde había trabajado y casi vivido su abuelo le acercaban a un mundo fascinante y mágico, no por próximo menos real y comprometido. El tema le atrapó del todo, pero también el lento  y duro recorrido. La serie se presentaba desde el exterior de la fábrica, pasando por el interior, hasta acabar con la demolición y el derrumbe de parte del objeto amado. Desde las arquitecturas exteriores que se captan con sus charcos y desde negros túneles, pasando por las máquinas y los hornos, las fundiciones y los hombres, hasta desembocar en el juego fascinante y orgiástico del objeto-hombre casi simbólicamente fusionado y difuminado. Al final, se vuelve a retomar con todo su descaro y poderío la actual arquitectura industrial. Su fotografía tiene por tanto mucho de fotografía “verité” y testimonio de lo real, de fotografía “engagé” y comprometida con su entorno, siempre plasmada de modo intuitivo y culto, por ese ojo poderoso y exquisito, que existe y que se aúna de modo natural y un tanto perverso en este fotógrafo.

Leaxpi Industri Paisaiak. 1991.Leaxpi Industri Paisaiak. 1991.

Y decimos perversión, porque la realidad, tanto en esta serie como en la posterior realizada sobre Rwanda y presentada en 1995 en el Photomuseum de Zarautz, parece destruirse con la mirada sobre el objeto amado y perseguido. Su mirada entronca y se emparenta así con las vanguardias del siglo XX y con las transvanguardias del siglo XXI.

Leaxpi Industri Paisaiak. 1993.Leaxpi Industri Paisaiak. 1993.

La acogida de su obra en Zaragoza, Errenteria, Guadalajara, Bilbao, Córdoba, y en The Museum of Photography de Tel-Hai Industrial Park de Israel lo confirman y lo avalan. La fotografía de esta serie es sabia, directa, fresca y espontánea. Y el b/n es una apuesta decidida y comprometida.

Leaxpi Industri Paisaiak. 1991.Leaxpi Industri Paisaiak. 1991.

RWANDA. 1992.
Y pasó algo parecido con su serie “Rwanda 1992”, país que estaba ya en guerra y al que acudió Salmerón para impartir un Curso en la Ecole d´Arts de Nyundo. Durante un mes recorrió el autor el país y plasmó en 1800 fotografías en blanco y negro y 1200 diapositivas la vida y las gentes de Rwanda ante el caos y la guerra. Muchos de sus personajes ya no existen, sus poblados han sido arrasados o exterminados. Sucede casi lo mismo que lo sucedido con el anterior reportaje “Leaxpi industri paisaiak”. La fotografía realizada se ha convertido en un docudrama, hoy ya de valor documental y plástico de primer orden. Su fotografía parece poseer algo de corrosivo y dramático. Perece cuanto atrapa y ama la cámara. Algunas de sus fotografías fueron publicadas por La Vanguardia de Barcelona.

Rwanda. 1992.Rwanda. 1992.

El reportaje ofrece y presenta a los agricultores y recolectores de sorgo, los hornos de ladrillo y sus fabricantes, niños y jóvenes, artistas, abuelas, el cocinero de la escuela, porteadores de bananas, maternidades, niñas a la fuente, músicos, familias ante la casa, trabajadores del taller mecánico, forjadores, fuego, cerámica, labradores, y caleras. Salmerón aseguraba que muchas de estas actividades también se realizaban hasta hace poco en Legazpi. Lo suyo tiene por tanto también algo de tecnología comparada.

Rwanda. 1992.Rwanda. 1992.

Rwanda fué presentada en formato libro en 2000. Se presentaba así a sus personas y personajes. Sus paisajes y sus casas, sus lugares de trabajo y de fiesta son captados con una cierta distancia, presentándose y moviéndose ante la cámara con una gran dignidad y gracia. La gracia de lo natural, de la no afectación y del ritual de la vida cotidiana. El pequeño y cuidado formato de Ediciones Focal viene además acompañado de dos sustanciosos textos del propio Gorka Salmerón y un cuento rwandés readaptado por Iokin Otaegi, misionero que venía trabajando desde hace años en Rwanda.

Rwanda. 1992.Rwanda. 1992.

Algunos de los paisajes captados resultan tremendamente hermosos, así como los propios nativos que son plasmados entre la sencillez y la magia de la vida cotidiana. Fotografía no enfatizada, un poco distante, con una pizca de humor e ironía, pero con gran respeto y amor a la realidad captada.

Rwanda. 1992.Rwanda. 1992.

La fotografía la trabajó en un virado al selenosulfuro y un baño de oro para lograr una entonación de ocres y para conservación de los soportes fotográficos. A nosotros su fotografía en b/n nos resulta espléndida, llena de entonaciones y matices, peocupada por la composición y la planimetría atrevida: planos desde el suelo, desde la altura, frontales o de espalda, y sobre todo llena de preocupación por el ser humano, algo que parece escapar a las preocupaciones de gran parte de la postvanguardia artística.

Rwanda. 1992.Rwanda. 1992.

PASEOS Y PAISAJES. 1996 – 1999.
Es el propio autor quien asegura que “esta historia la tenía que contar en color. Salir con la cámara al monte, pasear y retomar algo que tenía olvidado y abandonado: el color. Necesitaba andar, ir al monte y respirar, y para ello necesitaba el color. El movimiento además siempre me ha interesado. Ese paisaje yo lo veo en dos o seis fotos, realizadas una detrás de otra, de modo parcelado o secuencial. Siempre parto de algo que lo tengo muy estudiado en la cabeza, pero que luego lo ejecuto rápidamente de modo intuitivo”.

Paseoak eta Paisaiak. Korostitik Arrolara. 1996.Paseoak eta Paisaiak. Korostitik Arrolara. 1996.

Surge así un paisaje cinético y alado, todo él sutilidad y movimiento, como un aire que envuelve entre sus recodos el paisaje y lo recoge, y lo convierte casi en pura mancha de color, algo cercano al expresionismo abstracto y al realismo mágico del cine y la pintura.

Paseoak eta Paisaiak. Zuhaitza, San Adrian. 1996.Paseoak eta Paisaiak. Zuhaitza, San Adrian. 1996.

Fotografía en este caso envolvente, seriada, cinética, y con un gran punto de pasión romántica. Sobre un soporte metalizado Duraflex Salmerón capta a golpes rápidos de máquina un paisaje inverosímil pero cierto, casi mágico pero real y existente en nuestra misma geografía gipuzkoana. Son los bosques de Leaxpi y las laderas del Aizkorri o las más lejanas de Le Puy-en-Velay. Son sus salidas al monte, captadas de manera rápida y casi onírica, elaboradas posteriormente en el laboratorio Percolor de Barcelona. Sus paisajes son algo distintos y diferentes a los de la visión serena y contemplativa de la pintura y la fotografía vasca del siglo XX. Sus paisajes cinéticos son miradas más urbanas y telematizadas, más cercanas a los mass-media de comienzos del nuevo siglo en la onda de la fotografía americana. Pero pese a todo ello y al brillo del color y del soporte, también en esta fotografía hay un fondo negro, sumamente atrayente y corrosivo, como un regusto amargo que se esconde entre los pliegues de su mirada: Aizkorri, y que le emparentan también con la mejor tradición europea y japonesa.

Paseoak eta Paisaiak. Aizkorri: Kalbarioa... 1996.Paseoak eta Paisaiak. Aizkorri: Kalbarioa… 1996.

Paseos y Paisajes fue creciendo hasta llegar a tamaños que oscilaban entre los 2,25 y los 3, 6, y, 11 metros de largo en papel Duraflex. Se trataba de un macropaisaje en color, captado con un rápido movimiento de la cámara a medida que el fotógrafo se  adentra y camina por el paisaje y el verdor del campo. Casi siempre frontalmente, aunque tampoco se priva de visiones caballeras, más parciales, seriadas y fragmentadas. El fragmento ha logrado alcanzar algunos de sus mejores logros en paisajes casi minimales y en los que el blanco y negro y el leve rasgueo del color lo hacen casi todo. Se trata en estos casos de una fotografía de composición japonesa y concepto mínimal, aun subyaciendo siempre los mejores aciertos del expresionismo abstracto, que ha sido la base y el substrato, además del realismo onírico y mágico de toda la serie Paseos y Paisajes. En Salmerón hay ojo certero y delicado hacia todo lo que contempla y atrapa, pero hay ante todo un poeta de la realidad circundante como pocas veces se ha visto por estos pagos.

Paseoak eta Paisaiak. Le Puy. 1996.Paseoak eta Paisaiak. Le Puy. 1996.

En la exposición se mostraban además nueve obras en las que el azul del cielo, en fotografías algo más realistas, aportan un toque de color y de apertura hacia nuevos horizontes y hacia poéticas más naturalistas, sobre todo en sus series en blanco y negro, a las que nunca ha hecho ascos este polifacético fotógrafo. Otro tanto cabe decir de algunos fotogramas en los que el autor, por oposición a la propuesta anterior, ha ido plasmando casi el puro gesto y el movimiento de la naturaleza y de las cosas en el sentido presocrático del Panta rei / Todo se mueve.

Paseoak eta Paisaiak. Prantzian. 1996.Paseoak eta Paisaiak. Prantzian. 1996.

No es extraño que algunos críticos e historiadores hayan visto en esta línea conexiones con el expresionismo abstracto vasco de postguerra, aunque los postulados de Salmerón creemos nosotros, están más cerca del realismo mágico y onírico, que enlaza con los Lekuona, los Duque y los Sistiaga.
Las fotografías venían acompañadas por sensibles y delicados poemas del joven poeta gallego-vasco José Luis Padrón Plazaola.

Paseoak eta Paisaiak. Aratzetik ilunabarrean. 1996.Paseoak eta Paisaiak. Aratzetik ilunabarrean. 1996.

ARRANTZALEAK – PESCADORES. 1998.
Arrantzaleak es el resultado, en parte, de un encargo realizado al fotógrafo por el Departamento de Cultura de la Diputación de Gipuzkoa en 1997, cara a la ilustración de la obra de Josu Erkoreka que sería editada en la Colección Bertan. Y digo en parte porque la colección fotográfica que fue presentada en el Museo Naval donostiarra poseía la suficiente entidad y autonomía como para ser leída y considerada como obra fotográfica en sí misma. Salmerón tras sus experiencias anteriores se atrevía ahora con otro reportaje sobre la pesca en el  mar Cantábrico (anchoa, chicharro, bonito) y su entorno marino, captadas con ese ojo agudo, distanciado, neobjetivo, ni demasiado cercano, ni demasiado lejano, ni demasiado alejado del objeto y el mundo que trata de apresar y comunicarnos desde sí mismo. Su fotografía es algo más suave y aterciopelada que la realizada anteriormente en blanco y negro, algo más preciosista en ciertos momentos, mientras que en otros conserva toda su fuerza mágica y su negro poderío. Aunque hay menos negro en esta obra, sigue éste asomándose por cualquier esquina y en cualquier fotograma, logrando notables aciertos, como los hay también sin duda alguna en algunas fotografías en color y movimiento, característica esta última que enlaza con etapas anteriores.

Arrantzaleak. 1998.Arrantzaleak. 1998.

Para un ojo de tierra adentro este reportaje suponía un reto, que ha superado con creces, gracias a una experiencia vivida dentro de un barco durante semanas y buenos mareos, y a su exquisito cerebro planimétrico y neobjetivo.

Arrantzaleak. 1998.Arrantzaleak. 1998.

Cuarenta imágenes de diferente tamaño conformaban esta exposición, proveniente de diapositivas en color de 35 mm, positivadas en papel Radiance Select y saturadas de colores fauvistas. Esta fotografía es más naturalista y posee un carácter más ilustrativo, como el mismo proyecto lo demandaba.

Arrantzaleak. 1998.Arrantzaleak. 1998.

RETRATOS DE AMIGOS Y CONOCIDOS. 2001.
Que un fotógrafo joven se atreva a presentar una exposición monográfica sobre un tema tan rico y complejo como el retrato, resulta además de un reto personal un aliciente para el lector y el consumidor de imágenes.

Pepa. 2000.Pepa. 2000.

A Salmerón, ya desde sus  inicios como fotógrafo le ha interesado el retrato y la figura humana, la captación de parientes y allegados, de amigos, colegas y gentes de la farándula. Retratos realizados en su mayoría a lo largo de esta última década en blanco y negro y en color y a los que él añade su propia filosofía e idiosincrasia. Una mezcla de soledad y entorno, de introspección y contexto, de corrosión y elegancia, de aproximación y una cierta distancia, aunque los resultados sean varios y los modelos y representados no siempre se abran ante el objetivo de las cámaras.

Primi. 1995.Primi. 1995.

Resulta interesante constatar que ya éstas características se aprecian muy bien en los retratos de Susi, y en su propio Autorretrato, en los de Osaba Primi y en los de Josema y Salva, Padrón y Kontxi, Gari, Pepa Makazaga y sobre todo en el de su buen amigo Pelu con bigote y tatuaje, uno de los más sugerentes y refinados de esta exposición. Entre las de sus amigos destacan también dos auténticas joyas en b/n como Iván y John Wayne, la fotografía más expresionista y desdibujada como la de Oteiza en San Vicente, Alberto García Álix, Rwanda, y la de sus familiares en colores rojizos y hasta el fotocollage más caricaturesco y manipulado como el de Rober y el de Josemari Tolosa.

Iván. 1999.Iván. 1999.

Pero donde nosotros creemos que Salmerón raya a mayor altura creativa es en sus retratos realizados en gelatino bromuro con varios virados, como su Autorretrato (1994) y Oskar, asi como en sus dos serigrafías en color realizadas a partir de una polaroid, Pelu y Autorretrato, obras maduras que contienen muchas horas de contemplación y meditación de la realidad, como objeto oscuro y misterioso. Lo logrado en esta serigrafía vuelve a conectar su obra con sus experiencias iniciales, mostradas además en su primera exposición realizada en esta misma sala Gaspar de Errenteria.

John Wayne. 2000.John Wayne. 2000.

NATURA. PAISAJE EN BLANCO Y NEGRO. 1995 – 2001.
Bajo el titulo de Natura la Fundación Lenbur de Legazpi presentó en el Palacio Bikuña una excelente colección de paisajes realizados entre 1995-2001. Se trata de un conjunto de paisajes en b/n, en los que el autor plasma parte de sus anteriores esquemas, sintaxis y planimetrías y en las que vuelve a lograr algunos de sus mejores aciertos y a ampliar sus propuestas anteriores.

Natura. Arraseta. Legazpi, Gipuzkoa. 1996.Natura. Arraseta. Legazpi, Gipuzkoa. 1996.

Con una lente más realista y objetiva el fotógrafo vuelve a enamorarse del paisaje circundante de Legazpi, de las hayas y los robles, de las pequeñas laderas y sus hierbas, de las huellas humanas en la nieve y de los montes en lejanía. Con una gran economía de medios plásticos y una mayor gama de aparatos mecánicos: cámaras sencillas, de placas, de medio formato y panorámicas, este fotógrafo parece volver a imponerse un serio y decidido ejercicio de pura caligrafía fotográfica. En parte y con una cierta lejanía posee puntos de contacto y fricción con algunos proyectos radicales de Man Ray, Douglas Anderson y de Geesman.

Natura. Lakiola. Legazpi, Gipuzkoa. 1996.Natura. Lakiola. Legazpi, Gipuzkoa. 1996.

Pureza y simplicidad en los planos y en la misma fotografía. Simplificación y poetización del espacio que le lleva a centrar su atención en la captación de micro y macroclimas, en los que se cruzan la gran panorámica y vista con el pequeño reducto de matojos y huellas en la nieve, pequeños personajes y seres queridos que comienzan a aparecer en sus paisajes y que no estaban en su anterior serie Paseos y Paisajes. La huella del hombre en el paisaje de invierno manifestada en pequeños restos, huellas y signos, se deja apreciar sutilmente en una fotografía que ha adquirido mayores dosis de calidad y de acercamiento a la realidad y al microclima. La sutilidad de la mirada le lleva a plasmar un paisaje cuidado y mimado hasta los detalles más pequeños y nimios. Small is beautiful (lo pequeño es hermoso) parece ser el lema de este momento. Su fotografía se ha vuelto más preciosista y consistente, más sutil y concentrada que en los grandes formatos anteriores. Parece haber recuperado el gusto por la intensidad de la mirada, más escrutadora y microscópica que la de su etapa precedente. Mucho más abstracta y abarrocada. Si la esencia se guarda en frascos pequeños, no cabe duda que la micro/macrofotografía de Natura ofrece pequeñas delicatesen de alto sabor ecológico y plástico. De la sensualidad y el paisaje en gran formato de Otoño, el fotógrafo ha pasado a la sobriedad y a la concentración del Invierno. Veremos lo que puede depararnos en años venideros una Primavera romántica y un tórrido Verano en alguna de las playas de la Euskadi Tropikal. Demos tiempo al fotógrafo y veamos si estas series cierran o abren nuevas perspectivas y panoramas.

Natura. Lakiola. Legazpi, Gipuzkoa. 1998.Natura. Lakiola. Legazpi, Gipuzkoa. 1998.

La cuidada y exquisita edición de esta muestra por parte de Ongarri de Elgoibar y que hace el número 4 de la Colección Fotográfica, demuestra por último que en el país sigue habiendo gente con talento, de la calidad y categoría de Jesús Mari Sarasua y Jokin Martínez.

Natura. Korosti. Legazpi, Gipuzkoa. 1999.
Natura. Korosti. Legazpi, Gipuzkoa. 1999.

GI-632. UNA EXPERIENCIA RACIONALISTA. 2004.
De una agresión a la naturaleza, como podía suponerse la construcción de la autovía GI-632, trazada de Beasain a Zumarraga – Legazpi, se valdrá el autor para realizar una serie de fotografía realizada con una cámara Sinar de 20 x 25 cm. subido al techo de un Mitsubisi, serie cargada de sintaxis racionalista y brutalista, de grises aterciopelados y negros  desvaídos.

GI-632. Itsaso. Gipuzkoa. 2004.GI-632. Itsaso. Gipuzkoa. 2004.

Junto a las huellas-heridas de las máquinas en las entrañas de la tierra, el fotógrafo capta el silencio de las grandes superficies de cemento, los restos de los encofrados, los rincones silentes y olvidados, con una gran calma, fuerza y lirismo. Su fotografía no anda muy lejos en esta serie de ciertas propuestas de la cámara de Ortiz y de otros fotógrafos de arquitecturas contemporáneas.

Getaria. Gipuzkoa. 2006.Getaria. Gipuzkoa. 2006.

Estas penetraciones en el mundo tecno-urbano es algo que se produce y se repite gradual y constantemente en el proceso de Salmerón y desconocemos si lo hace como una solapada denuncia social o como simple constatación de su entorno. Este paso de la naturaleza al cemento, de la “rerum naturae” a la “civitas cementi” es más un cambio de repertorios iconográficos que un cambio profundo de sintaxis. Salmerón casi siempre es fiel a sí mismo y a sus propios conceptos y mirada. Silencio y calma. Pero eso sí, constatación empírica siempre de lo que acontece y pasa. Muerte y resurrección del paisaje a través de las nuevas comunicaciones y las transformadoras tecnologías urbanas.

GI-632. Ezkio. Gipuzkoa. 2004.GI-632. Ezkio. Gipuzkoa. 2004.

PROTOTIPOAK – PROPOTIPOS. 2008 – 2010.
Con el comienzo de sus estudios en la Facultad de Bellas Artes de Leioa, comienza la Segunda eclosión de su obra. Nuevos estudios y aproximaciones a la historia del arte producen en el autor una nueva fase de experimentación y de introspección en la propia naturaleza humana. El cuerpo del hombre y de la mujer, la cabeza, el busto, es tratado a manera de máscara africana unas veces en su serie Prototipoak, realizada con técnicas varias: gelatina de plata, copy-grabado, fotoxilograbado, litografía, impresión digital sobre papel Guarro Super Alfa, grabado sobre impresión digital, copy-grabado sobre gelatina de plata, impresión digital sobre lienzo, óleo sobre lienzo, logrando notables obras de arte, de gran calidad y conectadas con las mejores Vanguardias del siglo XX: arte negro, expresionismo alemán, fauvismo.

Prototipo. Gizona. 2008.Prototipo. Gizona. 2008.

Prototipo. Emakumea. 2008.Prototipo. Emakumea. 2008.

Otra serie es Autotratuak eta Prototipoak Ilunpetan – Autotratos y Prototipos en el Lado Oscuro: pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata. Impresiones sobre rostros románicos de ángeles y santos o sobre radiografías de cráneos y manos de su hija Lexuri y que parecen conectar con la veta brava de Goya y con ciertas corrientes góticas contemporáneas.

Autotrato.Pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata. 2009.

Autotrato. Pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata. 2009.

Autotrato.Pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata (en la oscuridad). 2009.Autotrato. Pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata (en la oscuridad). 2009.

BURUHEZURRAAutotrato. Pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata. 2009.

BURUHEZURRA BISAutotrato. Pigmento fotoluminiscente sobre gelatina de plata (en la oscuridad). 2009.

Y por último Gorabehera Gorriurdinak – Variaciones en Rojo y Azul (Homenaje a Carlos Ausseladscheider), acrílico sobre lienzo, de formas geométricas abstractas. Algunas de estas obras serán mostradas en años posteriores en diversas exposiciones de las que a continuación damos cuenta.

Variaciones en rojo y azul. Homenaje a Carlos Ausserladscheider. 2009. (Acrílico sobre lienzo).

Variaciones en rojo y azul. Homenaje a Carlos Ausserladscheider. 2009. (Acrílico sobre lienzo).

Variaciones en rojo y azul. Homenaje a Carlos Ausserladscheider. 2007. (Acrílico sobre lienzo).
Variaciones en rojo y azul. Homenaje a Carlos Ausserladscheider. 2007. (Acrílico sobre lienzo).

Las obras de arte, como a comienzos del siglo XX, vuelven a exponerse en escaparates, comercios y tiendas de la Villa de Legazpi de la mano del fotógrafo y creador Gorka Salmerón. El fotógrafo encontró maniquíes y bustos en la peluquería Juan Cruz, lencería Gordoa y zapatería Kiku, y comenzó a realizar con ellos fotografía, estampación, grabado y grabado sobre fotografía digital, hasta llegar a componer múltiples imágenes, diferentes variaciones y combinaciones sobre el mismo tema, bajo la dirección de los maestros de Bellas Artes Susana Jodra, Fernando Mardones, y Txema Elexpuru, que  son presentados con acierto en los escaparates e interiores de las mismas tiendas y comercios de los que procedían (2009).

Gizona larrosaz. 2009.Gizona larrosaz. Copy-grabado. 2010.

Emakumea urdinez. 2010.
Emakumea urdinez. Copy-grabado. 2010.

Ciertamente el resultado es algo más que un ejercicio de y para la Escuela. Se trata ante todo de un ejercicio inteligente que arroja inquietantes fotografías y grabados de maniquíes de niños y adultos, reducidos a imágenes simbólicas, a prototipos de la realidad más naturalista de las figuras hasta ahora plasmadas en su fotografía y que por ende se convierten en personajes irreales, como de ciencia ficción, a caballo entre la realidad y la fantasía.

Prototipo. 2008.Prototipo. 2008.

Con anterioridad, dadaístas, surrealistas y constructivistas ya los habían utilizado con acentos y utilidades varias, y ahora Salmerón los vuelve a utilizar manipulados para enfrentarlos a sus tipos de la realidad, para darles una vuelta más y para tratar de sacar de ellos múltiples posibilidades y significados.

Prototipo. 2009. (Óleo sobre lienzo).Prototipo. 2009. (Óleo sobre lienzo).

El resultado de sus fotografías en blanco y negro, de su grabado en un color, en cuatricromía, o en negro guarro, ofrecen recios resultados de rostros y anatomías, unas más sencillas y otras más provocativas, de rostros y troncos humanos cargados de ingenuidad y de horror, de sobriedad y de provocación, que van desde el arte naif del retrato de fotomatón hasta las provocaciones del arte negro o el grabado de los expresionistas alemanes del siglo XX.

Fotoxilograbado. 2009.Prototipo. Fotoxilograbado. 2009.

Los resultados no son tampoco todos iguales. Algunos parecen a primera vista más simples. Otros, por el contrario, resultan más complejos. A nosotros nos han interesado sobremanera sus xilografías de rostros a partir del grabado, resueltas en blanco y negro, o con aditamentos polícromos. Rostros con ojos o sin ellos, casi totémicos, cruzados y entreverados por líneas y raspados. Orografías del paso del tiempo sobre el ser humano. Máscaras del rostro desfigurado del hombre anónimo del siglo XXI. Rostros sin personalidad, que la tuvieron o la tendrán, pero que depende en gran medida de nuestra propia toma de postura y nuestro posicionamiento en el espacio y el tiempo.

Prototipo. Copy-grabado sobre impresión digital. 2009.Prototipo. Copy-grabado sobre impresión digital. 2009.

Reflexiones sobre el cuerpo y la imagen humana en un tiempo en que se juega y se manipula sobremanera a la persona. Ejercicios  intelectuales para un tiempo en que tanto se cuida y alardea de la belleza del cuerpo humano. Muy hermosos resultan también sus desnudos asexuados, que comportan además una gran carga de erotismo subterráneo. Sus fotografías de maniquíes infantiles poseen también una gran carga de sutilidad y evanescencia.

Prototipo. Copy-grabado. 2009.Prototipo. Copy-grabado. 2009.

En diversos muros y sobre las grandes columnas del templo de Legazpi (2010) han sido expuestas también fotografías de gran tamaño con diversos rostros de figuras de la portada románica de la Iglesia de San Miguel de Estella, la última creación del románico ibérico y de la Iglesia de San Juan de Laguardia. Su formato y la proximidad de la lente, captan y engrandecen más si cabe el poderío, la majestad y la serenidad de unos rostros: María, ángeles, santos, que hablan y expresan el lenguaje de la fe y del comportamiento humano medieval ante la palabra de Dios hecha expresión pétrea.

Prototipo. Lizarra. 2008.Prototipo. Lizarra. 2008.

La rotundidad de los formatos, el sobrio bicromatismo, el propio ámbito religioso, hacen que estos rostros cobren acentos humanos nuevos y renovados, llenos de serenidad, de paz, de interrogación y de cuestionamiento social. ¿No están muy próximos y cercanos a algunos rostros actuales? ¿No son, como reseñó Malraux, parte de nuestra historia y de nuestro devenir social más próximo y cercano? ¿Qué suponen de cercanía y de ruptura 900 años en el campo artístico? ¿Qué puntos de contacto tienen con otros rostros humanos trazados por Rafael, Miguel Ángel, Hernández, Picasso, Dalí o Warhol?

Prototipos. Impresión digital sobre lienzo. 2010.Prototipos. Impresión digital sobre lienzo. 2010.

Prototipoak. Montaje en la iglesia de Legazpi. © Óscar Pereira. 2010.
Prototipoak. Montaje en la iglesia de Legazpi.
© Óscar Pereira. 2010.

Éstas y otras muchas preguntas pueden sugerirnos estos iconos de Salmerón, que son algo más que una transcripción plástica, documental o histórica, por muy bella que sea, de una portada románica del Antiguo Reino de Navarra. Son imágenes vivas, reales, actuales y contemporáneas, gracias al ojo avezado y firme, escrutador y frío de un fotógrafo de casta, que lo mismo plasma el rostro humano de su hija, de un maniquí, una  escultura románica o lo que tercie en el camino. Algunas de estas imágenes se presentan también a modo de contrapunto en la Biblioteca de Legazpi.

ACTION MAN TA BARBIEPrototipoak. Action Man – Barbie. 2008.

EGUNEROKOAK – HISTORIAS COTIDIANAS. 2010.
Gorka Salmerón presentó Egunerokoak – Historias cotidianas, en la casa de Cultura de Elgoibar (2010), población con la que se halla profesionalmente muy unido. 25 fotografías realizadas con móvil sobre su entorno personal, en torno a lo que se encuentra cada día.

Egunerokoak. 2008.Egunerokoak. 2008.

El cuarto de baño, las toallas, su hija Lexuri en la bañera, los patitos en el agua, el extractor de humos, los platos y la cafetera, los pucheros, los tenedores y los cuchillos, las pinzas de plástico, todo un mundo industrial y técnico, de plásticos y polímeros, captados con ojo trivial, mondo y lirondo, pero eso si, con cuidadas perspectivas frontales o caballeras, con objetos en posiciones cinéticas y siempre coloreadas con sutiles tintas pigmentadas, rosas, verdes y  amarillos lavados sobre papel de acuarela; todo como aséptico, como de realidad light y un tanto anodina. El autor, se nos dice en el catálogo de la muestra, trata de sorprender el paso veloz y fugaz del ritmo de la vida, y de la sociedad en la que vivimos. Eso es nada más y nada menos lo que trata de plasmar en esta muestra. Foto, pintura, crónica de la realidad simple y llanamente. Fotografía realizada con la cámara de un móvil que logra cuidadas texturas y planimetrías dinámicas.

Egunerokoak. Lexuri. 2008.Egunerokoak. Lexuri. 2008.

Realiza también este año una cuidada obra sobre Mis Ojos – Ene begiek (ez dute malko isuritzeko gogorik, denik eta bizitza bakarra bizi dutelako…/ Sarrionaindia eta Ruperri esker) ejecutada con técnicas varias: impresión digital sobre papel Guarro Super Alfa, tintas, acrílico, collage, acuarela, pigmento fotoluminiscente, fotografías, electrografía y acrílico sobre impresión digital, descomponiendo el ojo humano en manchas abstractas y geométricas, de carácter cinético y seriado y alternando diversos colores en cada una de sus propuestas de tamaño grande. Su preocupación por la luz y los pigmentos sigue presente en su obra, así como el carácter experimental e indagador de sus inicios sigue también vivo.

ENEBEGIA 2010Ene begiek – Mis ojos. 2010.

Experimentación que muestra Salmerón también en los repertorios antropomorfos logrados en su serie  Narrazio bisual bat, autoezagutza eta ikerketa hezkuntza artistikoan – Una narración visual, autoconocimiento e investigación en educación artística, así como en sus repertorios geométricos realizados en su Descomposición del zulo y sobre todo en su Cuaderno de Trabajo, diario con dibujos pop, abstractos, surrealistas, collage y toda clase de propuestas realizadas en el mismo.

0007Una narración visual, autoconocimiento e investigación en educación artística. 2011.

004Una narración visual, autoconocimiento e investigación en educación artística. 2011.

Descomposición del zulo. 2010.Descomposición del zulo. 2010.

De un cuaderno... 2010.De un cuaderno… 2010.

Autotrato. De un cuaderno... 2010.Autotrato. De un cuaderno… 2010.

TÍPICOS Y ARQUETÍPICOS: AURREZ AURRE – CARA A CARA. 2011 – 2012.
La última serie de fotografías de Gorka Salmerón presentada en la Casa de Cultura de Zumarraga a finales de 2012, acompañada del trabajo de Óscar Pereira, ofrecía en ambos casos retratos frontales, de medio cuerpo, tres cuartos o cuerpo entero, que se han situado ante los fotógrafos de manera más suelta y libre en el caso de Salmerón, más indicativa y posicionada en la fotografía de Óscar Pereira, en la que el propio personaje retratado trata de comunicarnos su posición ante la cotidianidad y la historia, y que se convierten por ende, en retratos típicos y arquetípicos de la sociedad de la crisis a comienzos del siglo XXI.

Edurne, Ester. Fuenmayor, La Rioja. 2011.Edurne, Ester. Fuenmayor, La Rioja. 2011.

Iñaki y Aquiles, Borja, Edurne y Ester, el Topi y la May, colocados ante paredes, muros y toallas, miran al espectador desde su yoidad, desde el fondo de su existencia, mezcla de tranquilidad y de crisis existencial y social, por causas que nos parecen incontroladas y que arrojan un punto de distancia y de desesperanza.

Iñaki, Aquiles. Legazpi, Gipuzkoa. 2011.Iñaki, Aquiles. Legazpi, Gipuzkoa. 2011.

La fotografía de Salmerón que se mueve entre el realismo mágico y un punto pop (por sus tonos aterciopelados y sus colores atrevidos y fosforescentes), elige a sus modelos con una mirada entre la ironía y la corrosión de la vida cotidiana. En el fondo se trata de una mirada tierna, amable, solidaria. Hay como un pacto de familiaridad con los retratados, a los que se inserta en muros y paredes, que contextualizan y realzan el mundo de lo privado, a menudo crudo y poco edulcorado. Parecen personajes arquetípicos del joven de la calle, del rasta, de las mujeres casadas, de los anarquistas. A Salmerón siempre le ha interesado, como a los Nuevos realistas, la realidad más próxima y cercana.

Aurrez Aurre - Cara a Cara. Borja. Fuenmayor, La Rioja. 2011.Aurrez Aurre – Cara a Cara. Borja. Fuenmayor, La Rioja. 2011.

AMETSEKIN PASEOAN. PASEOS CON AMETS. 2011- 2013.
Sus últimas fotografías realizadas a Amets, su precioso y rubio hijo con cámara de móvil, aunque todavía no han sido impresas, muestran la imagen de su hijo en diversos lugares y posturas, llenas de color y vida. Ventanas, arquitecturas, interiores y paisajes sirven de contrapunto y enmarque del niño.

Legazpi, Gipuzkoa. 2012.Ametsekin Paseoan – Paseos con Amets. Legazpi, Gipuzkoa. 2012.

Hasta aquí han llegado nuestras crónicas y nuestros encuentros en torno a la obra plástica y fotográfica de Gorka Salmerón, en la que encontramos fundamentalmente atención a la figura humana y al paisaje del entorno, dedicación a la investigación de soportes, repertorios tecnológicos e ideológicos, búsqueda de resultados clásicos y un afán por pervivir y de hacer avanzar la fotografía conectada a las Vanguardias históricas, especialmente con el expresionismo alemán y español del siglo XX.

Ametsekin paseoan - Paseos con Amets. Fuenmayor, La Rioja. 2012.Ametsekin paseoan – Paseos con Amets. Fuenmayor, La Rioja. 2012.

Legazpi, Gipuzkoa. 2013.Ametsekin paseoan – Paseos con Amets. Legazpi, Gipuzkoa. 2013.

 VOCES AUTORIZADAS.

“Dentro de las posibilidades que nos ofrece la fotografía como medio para plasmar imágenes, hay un campo que hoy día apenas conocemos y que ofrece infinitas vías: la emulsificación de soportes.
En cualquier tienda de fotografía encontramos distintos papeles fotográficos, pero la variedad es limitada, ya que cuando buscas algo un poco especial no lo encuentras, porque no se importa, o bien porque ya no se fabrica.
Pero ¿no era antes el propio fotógrafo el que preparaba sus negativos, emulsionaba el papel y hasta se construía su aparato fotográfico?.
Realizando fotografías, emulsionando distintos soportes me he topado con todo un mundo con el que investigar basándome en la labor antes realizada por los antiguos fotógrafos.
El fundamento básico de este proceso es la propiedad que tienen algunos productos químicos de volverse insolubles una vez han sido expuestos a la luz.
Intento plasmar aquellas imágenes que me llaman la atención, que me pegan al ojo, pero modificándolas a mi gusto y alternándolas.
Uno de los mayores alicientes que tiene para mí la fotografía, es que cuanto más indagas más te sorprendes con los resultados que se pueden  llegar a obtener.
Por eso cada nueva experiencia muchas veces se convierte en una nueva sorpresa, aunque hay un pequeño problema en el emulsionado de soportes: es imposible obtener dos fotografías exactamente iguales”.

Gorka SALMERÓN. 5 Argazkilari Gipuzkoar Gazte – 5 Fotógrafos Jóvenes Guipuzcoanos. Arteleku, Donostia. Diputación Foral de Guipúzcoa. 1989. Pág. 34.

00 5 ARGAZKILARI1989

 

“La yuxtaposición de imágenes que forman un nuevo espacio, fragmentado por los marcos, introduce en la obra final una compleja trama, donde el carácter panorámico se manifiesta en dos sentidos perpendiculares entre sí. Por un lado, generalmente en vertical, el barrido del objetivo de  la cámara, trastocado por el movimiento que el fotógrafo introduce. Por otro, en horizontal, el obtenido por la yuxtaposición de imágenes, que conforman un espacio ilusorio, en el que la unión entre las imágenes está regida más por la repetición de elementos que por la lógica de la visión. Un espacio que, finalmente, no es dimensión, sino luz y movimiento”.

Ramón ESPARZA. Paseoak eta Paisaiak. Archivo del Territorio Histórico de Álava, Vitoria – Gasteiz. Diputación Foral de Álava. 1999. Pág. 5.

Paseoak eta Paisaiak 1999

 

“Ha recurrido a formatos extremadamente grandes. Las placas que utiliza están en las antípodas, técnicamente hablando, de la fotografía digital. Pueden ser crueles con los retratados, y son extremadamente exigentes con el fotógrafo. Nada puede quedar al azar, porque nada será perdonado. Desde el delicado momento de la toma a los complejos pasos del copiado, la posición de Gorka Salmerón está mucho más cercana a las pautas modernistas tradicionales que a cualquier tentación postmoderna, está mucho más próxima al mejor clasicismo técnico que a algunas de las peripecias que suelen acostumbrarse.
Es un fotógrafo radical. Y eso en tiempos de rebajas, ambigüedades, máximas de mercado y ausencia de convicciones, es de agradecer”.

Carlos CÁNOVAS. Erretratuak – Retratos. Casa de Cultura Ignacio Aldecoa, Vitoria – Gasteiz. Diputación Foral de Álava. 2006. Pág. 2.

Erretratuak 2006

 

“La insistencia en procesos de tratamiento artesanales o en la propia fotografía en blanco y negro -doblemente obsoletos- sugieren que quizás el autor adopta una actitud resistente ante lo moderno, frente a la actualidad tecnológica y la vida urbana. Algo de esto hay; pero hay más, ya que esta resistencia no es tanto tecnológica como más ampliamente vital. Gorka Salmerón recorre pausadamente enclaves de la naturaleza virgen, islotes amenazados, y busca la mediación tecnológica adecuada -la fotografía analógica en b/n, ella misma amenazada-  para mostrar su fragilidad y para expresar su aproximación melancólica a lugares y modos de capturarlos que se pierden”.

Francisco Javier SAN MARTÍN. Natura – GI-632. Galería Godoy World Art, Madrid. 2007. Pág. 2.

 

 GI 632 2007

 

NOTA: El presente trabajo es una síntesis de las diversas crónicas aparecidas en el diario Deia (1990-2013), refundidas y actualizadas para esta ocasión, además de diversas Voces Autorizadas.

 Edorta Kortadi Olano.
Crítico e historiador de arte. 2013.

Libro: Leaxpi Industri Paisaiak. 2014.