Fotografías de Ignacio Agirre Montegi (1900 – 1908)

Foto 18 (Fondo Burdinola)

Ignacio Agirre.


COMUNICACIÓN PRESENTADA EN EL “I CONGRESO DE HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA” CELEBRADO EN EL PHOTOMUSEUM ARGAZKI EUSKAL MUSEOA DE ZARAUTZ, GIPUZKOA, EN 2005.
GORKA SALMERÓN MURGIONDO.

PHOTOMUSEUM 2005

BURDINOLA: Burdin Museoaren Lagunen Elkartea · Asociación de Amigos del Museo del Hierro
Posta-kutxa 64, 20230 Legazpi, Gipuzkoa.
Legazpi, septiembre de 2005.

Resumen:
La asociación Burdinola de Legazpi quiere dar a conocer el trabajo del fotógrafo de comienzos del siglo XX Ignacio Agirre Montegi. Creemos que es un material nuevo e interesante para historiadores, investigadores y aficionados en general; que puede tener además cabida en la historia de la fotografía de Euskadi. El material investigado data entre los años 1900 y 1908. Hay imágenes de Legazpi, Euskadi, buena parte de la península, varias ciudades europeas y Tánger.

Palabras clave:
Historia, Fotografía, Verascope, Legazpi, Ignacio Agirre Montegi, Burdinola.

FOTOGRAFÍAS DE IGNACIO AGIRRE MONTEGI (1900–1908). Los viajes de Don Ignacio el madrileño: de Tánger al Rhin.
Ignacio Agirre Montegi nació en Madrid en 1861. [foto 1].A su madre, Carmen Montegi, la bautizaron en la iglesia de Santa María de Donostia. El padre, Miguel Ignacio Agirre, era legazpiarra, nacido en el caserío Igeraldegarakoa.
Miguel Ignacio, el padre del fotógrafo, emigró a Cuba como tantos otro jóvenes de la época, ya que el caserío natal quedó en manos de su hermano mayor. En un censo del año 1843 de Legazpi, Miguel Ignacio figura como “ausente en ultramar”.
Tras enriquecerse en Cuba, conoció a la que sería su esposa, Carmen, la madre de Ignacio. Después de casarse con ella, vuelven de Cuba y se instalan en Madrid. Tuvieron cuatro hijos: Severiana, Ignacio, Mª Carmen y Constanza, todos ellos nacidos en Madrid. Hay que citar también, que Carmen, la madre, tenía una hija de su primer matrimonio, Elisa.
Aunque vivían en Madrid, Miguel Ignacio Agirre –el padre de Ignacio el fotógrafo- le compró a su hermano José Ignacio la casa Iturraundi de Legazpi en el año 1877. Hoy en día conocemos este edificio como la casa de Correos. Le pagó 7.000 pesetas a su hermano, al mayorazgo del caserío Igeraldegarakoa [foto 2].
Miguel Ignacio murió en 1888 en  Madrid, y la madre, Carmen, en 1910, también en Madrid. Curiosamente, las fotografías datadas que se han conservado están realizadas entre esas fechas: las imágenes más antiguas son del año 1900, y las más recientes de 1908. No sabemos si Ignacio realizó fotografías antes o después.
Ignacio Agirre tuvo una vida cómoda desde pequeño gracias a la fortuna que hizo su padre en América. Tenía acciones en el Banco de España, en Tabacalera, en minas, créditos…
Pasaba largas temporadas en Legazpi, y veraneaba en la costa, en Deba. En un pueblo de menos de 1500 habitantes como Legazpi [foto 3] no pasaba desapercibido Don Ignacio el madrileño. Los que lo conocieron lo describen como un señor elegante, con cierto aire inglés, alto, educado y sabio. Le gustaban los niños, y les ofrecía caramelos de la tienda “La Pajarita” de Madrid. Los más pequeños, tal y como se acostumbra en los pueblos, le pusieron el apodo Caramelos. Dominaba perfectamente el francés, pero sólo hablaba algunas palabras en euskera, idioma que utilizaba para dirigirse a los niños. Ignacio trabajó de joven en Burdeos y pensamos que fué allí donde conoció la técnica fotográfica. También trabajó en un banco de Madrid. No llegó a casarse, al igual que sus hermanas Severiana y Carmen, y convivió con ésta última en Madrid hasta 1916, año en que murió Carmen. Ese mismo año se instaló en Legazpi, donde vivió durante 18 años, hasta el comienzo de la guerra del 36. Entonces se instaló en Donostia, en casa de su sobrina Julia, hasta el final de la guerra. Murió soltero en Madrid, con 81 años.
En muchas de las fotografías aparecen los hijos de su hermana Constanza: Emilio, Gaspar y Álvaro, paseando por los montes de Legazpi [foto 4] o en los alrededores de Madrid; Constancita, el día de su primera comunión [foto 5], asi como otros muchos personajes que todavía no conocemos. Su sobrino predilecto, Álvaro, heredó la casa de Legazpi, que alquiló en 1946 para convertirse en “Estafeta de Correos”, tal y como la conocemos hoy en día.
Durante sus estancias en  Legazpi vivió sin trabajar y atendido por tres sirvientas. Sus aficiones eran la lectura y la naturaleza. Leía el periódico “El Sol” de arriba a abajo, y cuando desapareció éste, compraba el “ABC“. Por otro lado le gustaban el paseo y el monte, tal y como nos muestran algunas de sus fotografías, en las cuales encontramos imágenes de los alrededores de Aizkorri y Katabera, Urbia, San Miguel de Aralar…
Era un hombre solitario, pero le gustaba comentar las noticias de la prensa con Braulio Zabaleta del caserío Olaberri. Se relacionaba también con el empresario Patricio Etxeberria y con sus parientes del caserío Igeralde. En una fotografía aparece Patricio Elorza, dueño de la papelera de Legazpi.
Ignacio Agirre no se inmiscuía en los problemas del pueblo, pero por el tipo de prensa que leía y perteneciendo a la clase social alta, pensamos que era monárquico. En una fotografía realizada en Zaragoza en 1908 muestra un arco dedicado a Alfonso XIII [foto 6].
Utilizaba dos equipos bien distintos para realizar fotografías: por un lado realizaba negativos de 9×12 cm, y por otro utilizaba una cámara estereoscópica “Verascope”, con la cual obtenía negativos de 45×107 mm. Este equipamiento era habitual entre los fotógrafos aficionados o “amateurs” de la época.
En aquellos años la fotografía la practicaban los burgueses. Los equipos eran caros y se necesitaba cierto tiempo para aprender y dominar la técnica, realizar fotografías y procesarlas posteriormente. Aunque sólo tuvieran acceso a la fotografía las clases altas, fueron muchos los que la utilizaron. Las emulsiones de gelatinobromuro estaban en el mercado desde 1878, y el fotógrafo no las tenía que preparar al momento como años antes. Las placas se podían guardar y ser procesadas días más tarde. Los objetivos anastigmáticos se fabricaron a partir de 1884, mejorando la definición y corrigiendo las aberraciones que se producían en las esquinas de la imagen. Por otro lado la luminosidad de estas ópticas era cada vez mayor.
Las cámaras estereoscópicas “Richard Verascope” empezaron a comercializarse a partir de 1894, y permitían realizar 12 exposiciones antes de tener que volver a cargar los chasis a oscuras para poder realizar más tomas, ofreciendo más ventajas y autonomía a los fotógrafos. Las cámaras estereoscópicas “Verascope” se fabricaron hasta 1955, siendo el último modelo el “F-40”. El aparato que utilizaba Ignacio era uno de los primeros modelos de “Verascope”. Esta cámara disponía de dos objetivos angulares Zeiss Tessar f: 4,5; iguales ambos, con posibilidad de descentramiento de 11 mm, que proporcionaban dos negativos de 40×47 mm. La velocidad de obturación más alta llegaba hasta 1/400 seg, lo que le permitía realizar instantáneas [foto 7].
En la fotografía estereoscópica se captan dos imágenes sobre la misma placa, gracias a los dos objetivos que dispone la cámara. La distancia entre el centro de los dos objetivos de la “Verascope” es de 6,5 cm; aproximadamente la distancia que hay entre los ojos de una persona, de forma que se obtienen dos imágenes muy parecidas. Las imágenes obtenidas a partir de estos negativos se visionan en unos visores especiales, de manera que cada ojo sólo ve una imagen: el izquierdo visiona la imagen obtenida en su lado y el derecho hace lo mismo con la otra imagen. Con un poco de práctica las dos imágenes se funden en una, y nuestra mente las observa en relieve, como si estuviéramos en el lugar de la toma, en tres dimensiones, abriéndose una ventana ante nuestros ojos y creando una imagen ilusoria. Todavía se conserva el visor estereoscópico de Ignacio, que aparece en más de una fotografía suya, asi como algunos accesorios de su cámara “Verascope”.
Se vendieron muchas cámaras “Verascope” en aquellos años, convirtiéndose en juguete y entretenimiento de la clase burguesa. Estos aparatos, al ser más pequeños que las cámaras de 9x12cm, y gracias a las nuevas emulsiones de mayor sensibilidad, permitían realizar fotografías que en épocas anteriores eran impensables. El disponer de un tamaño de negativo más pequeño les permitía trabajar con velocidades de obturación más bajas sin que la toma saliera movida. Ignacio, al igual que la clase pudiente de la época, fotografió a parientes y amigos [foto 8].
En sus viajes recorrió desde Tánger hasta el Rhin. Atravesó media España antes de la guerra del 36 y recogió imágenes de varias ciudades europeas antes de las dos guerras. Fotografió gente en las calles, niños, monumentos, paisajes, atardeceres y curiosidades como el eclipse de 1900 [foto 9].
Éstas son las imágenes estereoscópicas que se han conservado:
-1900, Madrid: Emilio, Gaspar y Álvaro. 1ª comunión de Constancita. El ángel caido. Aranjuez. El Pardo. 28 mayo Argamasilla, eclipse. 28 mayo sol eclipsado.
-1903, Málaga: Muelle. El Chorro, provª Málaga.
-1905, Legazpi, y alrededores: Calle principal, Cruz de Galdots. Patrizio Elorza con sus hijos. Procesión del corpus. Mujeres con buey. Cura repartiendo manzanas junto a la ermita de San Miguel. Minas de Katabera. Casa de Correos. Aralar y San Donato. -1905, Oviedo: Calles. Cura paseando. Vista general de la ciudad.
-1905, Avilés: Barcos. Gente paseando. Mar.
-1906, Niza: Gente en la calle. Excelsior Hotel Regina Parc. Jardines.
-1906, Marsella: Gente junto al mar. Puerto [foto 10].Ciudad. Gente en el puerto y barcos.
-1906, Roma: Mujeres lavando la ropa en la calle. Vaticano. Edificios e iglesia.
-1906, Venecia: Góndola. Palacio Ducal. Gente en la plaza. Barcos.
-1907, Alcalá. Gente en la calle. Militares. Edificios.Techo mudejar.
-1907, Murcia – Baza: Gente en la calle y catedral. Personas paseando. Agricultores trabajando. Escultura de la última cena.
-1907, Valencia: Personas en el puente. Barcos. Atardecer en el mar [foto 11]. Toneles en el puerto.
-1907, Alicante – Elche: Paseo. Gente en la calle. Barcos. Palmerales. Niños y gente entre las palmeras.
-1908, Pamplona: Arcos. Claustro.
-1908, Zaragoza: Arco dedicado a Alfonso XIII. Vista general junto al río. Interior de la iglesia.
Personas en la calle [foto 12]. Carros y personas en la calle. Interior y exterior de la catedral. Gente paseando y músicos -1908, Burgos:
Edificación.  Sierra y montes. Gente en la sierra. -1908, El Escorial:
Vista general de la ciudad. Jardines. Iglesia. Barcos. -1908, Cádiz:
Por otro lado, encontramos las siguientes imágenes sin datar:
[foto 13]También encontramos fotografías de Deba y de Donostia. Por otro lado, indicar que hay bastante material sin catalogar. Domingo de Ramos en Madrid. Toledo: Claustro de San Juan de los Reyes. Córdoba: Catedral. Granada: Alhambra Patio Leones, Vista general. Sevilla: Casa Pilatos, Muelle , Alcázar. Sardineros. Florencia – Milán. Rin Strasbourg. Wiesbaden. Bordeaux. Tánger.
La fotografía tuvo una gran expansión en la época en la que Ignacio comenzó a utilizarla. Al margen de los profesionales, eran muchos los que la practicaban, y en cualquier ciudad había cantidad de aficionados. Estos aficionados, al no ser profesionales, y poder trabajar sin condicionantes, realizaban una fotografía distinta, más “fresca”, teniendo opción de experimentar y obtener imágenes interesantes. Pensamos que éste es el caso de Ignacio Agirre: al margen de las fotos de retrato preparadas que hacía a los familiares y amigos a modo de recuerdo o album familiar, también se interesaba por captar otro tipo de imágenes de la calle; las gentes y el medio de vida, pero sin caer en el costumbrismo que se practicaba en la época [fotos 14 y 15]. Como se indicaba anteriormente, utilizaba dos formatos distintos: placas de 9×12 cm,   y estereoscópicas de 45×107 mm. Se han conservado sólo 28 cristales de 9×12 cm: 25 negativos y 3 positivos de gelatina de plata, alguno de ellos muy deteriorado y roto [foto 16]. En algunas familias de Legazpi hay copias en papel de estos negativos (contactos realizados en papel gelatinobromuro, fotografías de 9×12 cm). En nuestra opinión realizó bastantes más imágenes, pero no se han conservado las placas. En estas imágenes de 9×12 cm predomina el retrato, retratos interesantes, realizados hacia 1902 en los que encontramos a distintas personas de Legazpi. En dos retratos distintos se puede observar una botella de vino con la misma etiqueta. En una fotografía realizada a un grupo de personas en Legazpi hay  una botella sobre un muro [foto 17]; y en la fotografía denominada “Grupo en Urbia” encontramos una botella de la misma marca en manos de la pastora [foto 18]. Pensamos que Ignacio Agirre ofrecía botellas de vino a cambio de las fotografías que realizaba, o caramelos en el caso de los niños… Las personas retratadas miran directamente a la cámara. Son imágenes preparadas, retratos de grupos sobre todo: niños, el cura, personajes varios. A veces colocaba telas blancas detrás de las personas retratadas, y en el caso de una criatura, utiliza una caja de madera con la inscripción “Lizariturry y Rezola, San Sebastián” como peana [foto 19]. También hay fotografías de paisaje realizadas en la zona de Madrid o en los alrededores de Legazpi. Hay una imagen curiosa en la que capta un avión volando. Este negativo estaba retocado, habiendo sido silueteada y enmascarada la imagen del avión [foto 20]. El material más abundante que ha perdurado de Ignacio Agirre son las placas estereoscópicas de 45×107 mm. A la fotografía estereoscópica no se la ha valorado excesivamente en la historia del medio. Muchas veces ha sido arrinconada por distintas razones. Esta técnica la cultivaron sobre todo los fotógrafos aficionados burgueses, más que los profesionales, para retratar el medio de vida y costumbres de su propia clase. Por otro lado, la fotografía estereoscópica también se utilizó en algunos casos para difundir imágenes eróticas y pornográficas.
En las fotografías de Agirre encontramos otros temas que se salen de las costumbres y la estética de la época. Además de fotografiar su entorno apacible, nos presenta el medio de vida de clases sociales más pobres, con una mirada distante y tímida, pero digna. Cuando se acerca a estas personas conoce a los retratados, y en el caso contrario las fotografías son lejanas, sin acercarse demasiado. Y como último recurso está la botella de vino o los caramelos para acercarse a la gente y poder retratarlos, realizando un tipo de fotografía que no les interesaba a otros fotógrafos de su época [foto 21]. En sus viajes Ignacio utilizaba la cámara “Verascope”, por ser más cómoda, práctica y versátil a la hora de hacer fotografías. Aunque en ocasiones también utilizaba el trípode con este equipo, bien para poder trabajar en espacios con poca luz, o para realizar descentramientos en las fotografías de arquitectura, manteniendo la perspectiva y respetando la verticalidad de los edificios fotografiados [foto 22].
Se conservan unas 400 placas estereoscópicas hoy en día. De ellas 140 están datadas y localizadas. Otro tanto, alrededor de 150 placas, están localizados pero sin datar. Del resto del material no hay ninguna información. Desde la asociación Burdinola se ha investigado para conocer a los personajes retratados en la zona de Legazpi y los alrededores, aunque queda mucho trabajo por hacer todavía. Pensamos que hay material interesante en esta colección para investigadores e historiadores asi como para cualquier aficionado o interesado. Las composiciones en las fotografías son muy equilibradas y elaboradas; se advierte una mirada propia, el ojo del fotógrafo. En las fotografías de retrato hay humanidad y dignidad [foto 23]. Hay más colecciones como las de Agirre, y mucho más amplias, en nuestras ciudades y pueblos, pero ésta es la del primer fotógrafo de Legazpi y pensamos que hay que divulgar su trabajo a nivel de Euskadi.
Ignacio Agirre revelaba las placas en su casa, el actual edificio de Correos, y ese fue el primer laboratorio fotográfico en el pueblo [foto 24], aunque por esas fechas ya se conocen imágenes de otros fotógrafos profesionales que trabajaban por encargo para los adinerados del pueblo, o aficionados como Enrique Ginea, que hizo muchas fotografías en Legazpi y su entorno. Ahí están por ejemplo, las fotografías de la familia Bähr, realizadas por profesionales. El cabeza de familia de los Bähr vino a Legazpi desde Alemania como encargado de la explotación minera de Katabera en Aizkorri. Por otro lado hay abundante material fotográfico realizado para la familia del empresario Patricio Etxeberria por distintos profesionales, tanto fotografías de la familia como de la fábrica.
El archivo de Agirre está en proceso de digitalización en estos momentos, por encargo de la asociación Burdinola, pero muchas imágenes se están perdiendo, otras han desaparecido por completo, y todavía queda mucho trabajo por realizar para preservar esta colección. Para ello es necesaria la colaboración de las instituciones. De momento se ha dado el primer paso, la digitalización, pero es necesario realizar duplicados de conservación de todo el archivo, ya que todo este material sigue deteriorándose con el tiempo debido a las humedades y deterioros que ha padecido.
Ignacio tenía alrededor de 39 años en 1900 cuando tenemos la primera constancia de sus fotografías, y alrededor de 47 según las últimas imágenes. ¿Qué le empujaba a realizar fotografías y porqué las hacía? ¿Porqué dejó de hacer fotografías? ¿Cuantas placas se han perdido? Las imágenes que se conservan nos dan algunas pistas. Hay mucho trabajo por realizar con este archivo. La asociación Burdinola tiene las puertas abiertas para cualquier investigador o aficionado.

Gorka Salmerón Murgiondo
Asociación  de Amigos del Museo del Hierro BURDINOLA.
Legazpi, septiembre de 2005.

BIBLIOGRAFÍA:
• Alzelai, E., 1998, “Don Ignacio argazkilaria”, Brinkola Gogoan, Lankidetzan 13, Eusko ikaskuntza.
• Boadas, J., Casellas, L.E., Suquet, M.A., 2001, Manual para la gestión de fondos y colecciones fotográficas, CCG Ediciones.
• Burdinola elkartea, 2005,  Legazpi XX. mendearen hasieran, Ignacio Montegiren bildumako argazkiekin, calendario.
• Cánovas, C., 1989, Apuntes para una Historia de la Fotografía en Navarra, Panorama Nº 13, Gobierno de Navarra.
• Kurtz, G.F., 2001,  “La fotografía en España. De los orígenes al siglo XXI”, Enciclopedia Espasa, Tomo XLVII.
• Lara López, E.L., 2004, “Historia de la Fotografía en España. Un enfoque desde lo global hasta lo local”, revista electrónica Clío, Nº 30. (http://clio.rediris.es/n30/emiclio.htm)
• López Mondéjar, P., 1999, Historia de la Fotografía en España. Lunwerg.
• Newhall, B., 1983, Historia de la Fotografía, Gustavo Gili.
• Pavao, L., 2001, Conservación de colecciones de fotografía, Comares arg.
• Pellerin, D., 1998, “Les lucarnes de l´infini”, Études Photographiques, Nº 4.  (http://etudesphotographiques.revues.org/document156.html)
• Salmerón, M., 2005, “Ignacio Agirre Montegi, Fotógrafo”, Txinpartak, Nº 9. Boletín de la asociación Burdinola.
• Sánchez Vigil, J.M., 2001, “La fotografía en España. De los orígenes al siglo XXI”, Enciclopedia Espasa, Tomo XLVII.
• Zelaia, I.,  Otaegi, J., G. de Txabarri, J.J., 1979, Legazpi, Grupo Gau-eskola.
• Zumeta, G., Arrieta, J.A., 1990, Fotógrafos Vascos 150 Años Después, Federación de Agrupaciones Fotográficas del País Vasco.
http://licm.org.uk/livingImage/VeraInstructions.html (The living image vintage camera museum)
http://glangl1.free.fr/Liste%20Richard.html (Site de Nicole et Gérard Langlois)
http://www.geh.org/fm/mees/htmlsrc/mR511000002_ful.html (George Eastman House)
http://perso.wanadoo.fr/photoptic/Richard.htm (Phot´optic collection)

RELACIÓN DE FOTOGRAFÍAS (Fondo Burdinola):
– Foto 1: Los hermanos Carmen e Ignacio Agirre Montegi, hacia 1902.
– Foto 2: Casa “Iturraundi”, Legazpi, hacia 1905.
– Foto 3: Vista del casco urbano de Legazpi, hacia 1902.
– Foto 4: Emilio Gaspar y Álvaro, hacia 1905.
– Foto 5: Madrid, 1900. 1ª Comunión de Constancita.
– Foto 6: Zaragoza, 1908.
– Foto 7: Tánger.
– Foto 8: Señora con niño.
– Foto 9: Madrid 1900. 28 Mayo, Argamasilla, eclipse.
– Foto 10: Marsella, 1906.
– Foto 11: Valencia, 1907.
– Foto 12: Burgos, 1908.
– Foto 13: Sevilla.
– Foto 14: Murcia, 1907.
– Foto 15: Roma, 1906.
– Foto 16: Niña sobre el muro.
– Foto 17: Grupo, Legazpi.
– Foto 18: Grupo en Urbia.
– Foto 19: Criatura sobre caja de madera.
– Foto 20: Avión.
– Foto 21: Domingo de ramos en Madrid.
– Foto 22: Roma, 1906.
– Foto 23: Grupo junto a máquina de coser.
– Foto 24: Mujer junto a la casa “Iturraundi”, Legazpi, hacia 1905.

 

 

Calendario 2005, con fotografías de Ignacio Agirre Montegi, editado por la agrupación Burdinola:

Calendario Ignacio Agirre 2005

 

Libro “Ignacio Agirre, Tangerretik Rhineraino”; colección Carnet, nº 3. Photomuseum Argazki Euskal Museoa. 2006 (Editado con la colaboración de Burdinola):

IGNACIO AGIRRE 2006